Es probable que busques, harto ya de experiencias sexuales superficiales, un masaje sensitivo en Madrid centro que te haga recuperar la confianza en el placer del sexo o de las simples caricias. Alguien experimentado que te haga sentir por todos los poros de tu piel a través de un masaje tántrico o con la liviandad de un frotamiento erótico.

Los expertos en masaje sensitivo en Madrid centro saben que el tántrico puede modificar tu experiencia con el sexo y transformarla en algo placentero y no que sea un mero intercambio carnal o un trámite al servicio del placer urgente. Lo mismo que el roce erótico, el cual se asocia muchas veces a una simple estimulación manual cuando es algo más.

En esta entrada queremos mostrarte qué es un masaje erótico y qué uno tántrico y las diferencias existentes entre ambos porque habitualmente se confunden como sinónimos. Veamos cuáles son.

La diferencia que marca claramente su significado distinto es la finalidad. Mientras que el frotamiento erótico persigue el orgasmo, la eyaculación como meta; el masaje tántrico no, porque la sexualidad no es el fin sino un medio de llegar a la intimidad del cuerpo y la mente. Pero tampoco la descarta, es decir, no aparta el placer ni la excitación, solo que esta debe llegar por medio de más vías: la sensorial y la espiritual.

Otro de los elementos que los diferencian es la técnica que se emplea. En el masaje erótico está permitido utilizar cualquier instrumento con tal de alcanzar el clímax. Partes del cuerpo, objetos e incluso las palabras. En el tántrico, las manos, los pies y los codos son utilizados por los masajistas para estimular en los puntos, dentro y fuera del área genital.

No dudes en venir a Masajes Eróticos Estrella, donde de primera mano te mostraremos las bondades del masaje erótico y del tántrico.